Inicio » Podas de altura

Podas de altura

  • por
Poda de árboles grandes a trepa

¿Tienes árboles grandes en casa?

¿Vives en una comunidad de vecinos y necesitas mantenimiento para el arbolado?

A menudo encontramos ejemplares desbordados de ramas que entorpecen el paso, o causan molestias en ventanas, balcones y tejados.

En jardines particulares observamos el crecimiento descontrolado de árboles altos que, sin un control rutinario, pueden convertirse en un peligro para los viandantes.

En Trepamos Arboricultura somos profesionales de la poda de altura a trepa.

Llevamos 15 años cuidando de los árboles y promoviendo su poda consciente.

En este tiempo hemos conseguido calar nuestro mensaje en clientes particulares, comunidades de vecinos y ayuntamientos.

Ellos han podido comprobar los beneficios de un sistema de poda responsable.

Llámanos o escribe un Whatsapp si necesitas presupuesto
para podas en altura

Podas a trepa y con grúa

Técnica de poda a trepa

La técnica de trepa implica una metodología muy explícita desde antes de subir al árbol, hasta que bajamos de él. Pasando por todo el proceso de trabajo en altura, para garantizar la seguridad del trabajador.

¿Todos lo árboles se pueden trepar?

Definitivamente, no. Nunca subiremos a un árbol seco, inclinado o con riesgo de vuelco o con pudriciones en puntos clave de su estructura.

técnica de poda a trepa

Podas con la plataforma elevadora (grúa)

La plataforma es el método de trabajo más seguro para las labores de poda.

No obstante conviene conocer cuáles son los riesgos más corrientes de su manejo. El terreno, el viento, movimientos o golpes en la cesta.

poda con plataforma elevadora
Trepamos Arboricultura trata enfermedades y plagas de los árboles

Trabajos de poda

¿Sabes cuál es el secreto de una poda correcta? Es la planificación.

En la poda ornamental actúan dos protagonistas principales: El árbol y el humano. Ambos deben ser tenidos en cuenta. De esta manera podremos hacernos las preguntas adecuadas para obtener un guion a la hora de podar.

podas y talas peritación
  • ¿Cómo responderá la especie al proyecto de poda?
  • ¿Cuál es el patrón actual de su estructura?
  • ¿En qué etapa de desarrollo se encuentra?
  • ¿Qué vitalidad y reserva de energía posee?
  • ¿En qué época del año es más sensible el árbol?
Poda de altura en Madrid
  • ¿Qué buscamos en el árbol? Sombra, estética…
  • ¿Cómo acceder a las ramas a cortar?
  • ¿De qué recursos disponemos?
  • ¿Qué mantenimiento posterior requerirá?
  • ¿Interferirá con el entorno?
  • ¿El árbol entraña algún peligro para los transeúntes?
Carlos poda en altura

Guion de Poda

Una vez que hemos tenido en cuenta ambos puntos de vista, el guión para la poda será más o menos así:

  1. Tipo de poda a efectuar
  2. Época de actuación
  3. Procedimiento
  4. Materiales necesarios
  5. Sistema de acceso al árbol
  6. Planificación de cuidados posteriores.
Trepamos Arboricultura trata enfermedades y plagas de los árboles

Tipos de poda

Aunque a primera vista pueda resultar complicado clasificar la gran variedad de podas que vemos en las calles, la verdad es que todas pueden agruparse, fundamentalmente, en cinco grupos básicos:

Poda de Formación

Con esta poda buscamos formar la estructura básica del ejemplar. El esqueleto sobre el que se desarrollará el árbol adulto.

Las opciones en la poda de formación son:

  • La forma natural. Cada especie tiene una marcada tendencia a generar una forma concreta en su copa. Es más, hagamos los recortes que hagamos en sus ramas, intentará retomar su forma genérica a medio o largo plazo.
poda forma natural

La poda en este caso es mínima, porque acompañamos al árbol en su desarrollo natural.

Nos limitaremos únicamente a eliminar ramas puntuales que por circunstancias particulares de ese ejemplar en concreto, se aparten de la estructura deseada o entorpezcan al entorno.

Tipo de poda formas artificiales

Formas artificiales.

En este caso intentaremos apartar al árbol de su estructura natural para conseguir efectos estéticos, prevenir interferencias o ampliar superficies de sombra

La poda de formación por formas artificiales requiere trabajar sobre el árbol varios años consecutivos. No se aplica una poda puntual. O de lo contrario regresará a su forma de origen tarde o temprano.

Poda de Mantenimiento

El objetivo en este caso es mantener el árbol dentro de los patrones básicos establecidos con la poda de formación. Haciendo compatible su crecimiento en el entorno que le rodea.

Esta será la poda que aplicaremos al árbol durante gran parte de su vida adulta hasta la vejez.

  • Forma natural: Esta poda únicamente se encargará de eliminar ramas puntuales secas. Ramas que entorpezcan al tráfico peatonal o rodado y ramas que se desvíen del patrón por cualquier motivo.
  • Formas artificiales: En este caso, además de retirar ramas secas molestas o desviadas, tendremos que repetir una y otra vez podas específicas. Para así evitar que el árbol abandone la forma establecida e intente volver al patrón natural.

Poda de estética

Con este tipo de poda separamos al árbol de su forma natural, para darle una estructura que nos resulte estéticamente atractiva.

Suelen ser modificaciones tan drásticas que precisan un mantenimiento exhaustivo todos los años.

  • Poda de recorte: Intentamos que la copa forme una determinada figura, recortando incluso dos veces al año los nuevos brotes que sobresalgan de la figura. Las copas en bola realizadas en muchos aligustres y naranjos son un claro ejemplo de esta poda en España.
poda de recorte ejemplo campos elíseos
https://www.alasviajeras.com/blog/visitar-la-avenida-de-los-campos-eliseos/

Los Campos Elíseos en París, son el máximo referente de poda de recorte. Todos los árboles de sus alineaciones están recortados en una pantalla continua y perfecta, fruto de muchos años de trabajo

  • Poda en cabeza de gato: Durante la poda de formación, a temprana edad, se selecciona el fuste principal y cuatro o cinco ramas dirigidas en horizontal a una misma altura.
poda en cabeza de gato, Burgos.
https://elmonomudo.com/2013/07/10/burgos-paseo-del-espolon-un-dia-lluvioso-de-primavera/

Año tras año se elimina cualquier otra rama, cortando siempre en el mismo punto. Con lo que se formará con el tiempo un gran callo en los extremos de las ramas principales, que son las llamadas cabezas de gato.

En ciertas ocasiones además, pueden unirse por injerto natural los extremos de las ramas de un árbol con las del más cercano, formando pérgolas y túneles corridos muy vistosos.

  • Topiarea: Es la poda de recorte llevada al extremo. Las copas de los árboles son podadas formando figuras artísticas que son mantenidas con recortes periódicos cada pocas semanas.
poda de altura topiaria

Poda de seguridad

La poda de seguridad va encaminada a reducir el riesgo de un árbol concreto. Siempre debe ir precedida de un diagnóstico detallado para establecer qué medidas será necesario tomar y en qué proporción.

consecuencia del viento. Poda de seguridad
Ejemplar pino en propiedad privada. Derribado por el viento.

Pero ¿Cuándo un árbol es peligroso?
La peligrosidad de un árbol puede deberse a tres factores:

  1. La fuerza del viento que debe soportar: Cuánto más fuerte sople el viento más probabilidades hay de que rompa alguna parte de la estructura.
  2. Calidad de la madera: un árbol de madera blanda, como el Chopo o el Álamo, con múltiples pudriciones, presenta un riesgo más elevado.
  3. Forma general del árbol: Un árbol muy alto y con finas ramas tiene más riesgo de rotura que uno achaparrado y grueso.

Teniendo todo esto en cuenta, la poda de seguridad consistirá en actuar sobre alguno de los lados del triángulo para reducir la peligrosidad.

El viento:

Obviamente no podemos controlar el viento de un lugar, pero sí el empuje de éste sobre el árbol. ¿Cómo? La copa actúa a modo de vela, como en un gran barco.

Si reducimos el tamaño de la vela o facilitamos el paso del viento a través de ella, reduciremos la fuerza que la empuja.

Las podas que aplicaremos serán la reducción y el clareo de copa.

poda de altura de limpieza Trepamos Arboricultura

La calidad de la madera:

Las ramas secas, tronchadas o con puntos de anclaje en pudrición, son firmes candidatas a caer descontroladamente.

La poda que las elimina será una poda de limpieza.

Forma general del árbol:

Cuanta menos distancia exista entre el punto de anclaje (al suelo) y el punto de aplicación de la fuerza (centro de la copa), más resistente resulta el conjunto.

De esta forma, aplicando de nuevo la reducción de copa ya descrita, conseguiremos acercarla al suelo, aumentando también la seguridad.

Poda de restauración

La poda de restauración busca recomponer la estructura de árboles que por motivos de edad, accidentes o podas drásticas, han perdido toda forma definida en su copa coherente con su función en núcleos urbanos.

Es una poda muy técnica en la que no existen reglas definidas ya que cada árbol presentará un problema distinto. El resultado final debe conseguir a corto, medio o largo plazo un árbol con garantías de seguridad y que cumpla los objetivos para los que fue plantado.

Hay que estudiar con detalle cada paso, ya que el coste de estas podas es elevado y el valor de alguno de estos árboles puede que no justifique el esfuerzo. Aunque en Trepamos Arboricultura, siempre buscaremos la forma de que el ejemplar continúe su ciclo de vida en las mejores condiciones.

Poda de Palmeras

Las palmeras son un mundo a parte. En este caso hay hojas que cortar, pero veremos que según las distintas zonas de su estructura, se realizan también trabajos de poda muy específicos.

Limpieza de copa

Las hojas más jóvenes se sitúan verticales en el centro de la copa. Según va avanzando el tiempo son desplazadas por nuevas hojas hacia los laterales hasta quedar colgando invertidas junto al fuste (tronco) en el momento de su muerte.

limpieza copa de palmera

La poda en este caso tratará de retirar esas hojas muertas antiestéticas. junto con restos de frutos que caerían de forma descontrolada.

Formación de la valona

Justo bajo la copa como elemento ornamental puede cortarse la base de las hojas (tabalas) de forma determinada para formar la llamada Valona.

formación de la valona de la palmera

Hay muchas formas geométricas para elegir:

Repelado del fuste

Según a qué distancia y en qué dirección cortemos la inserción de las viejas hojas, podremos formar distintos dibujos ornamentales a lo largo del fuste (tronco).

Principalmente se utilizan tres opciones:

Fuste rapado

Hojas cortadas a ras del fuste

Fuste o tronco de la palmera rapado
Corte levantino

Cortes a cierta distancia y verticales

Corte egipcio

Corte a cierta distancia y horizontal

Errores en la poda de la palmeras

El error más frecuente en la poda de palmeras es la limpieza excesiva de la copa.

Al hacer este tipo drástico de poda se olvidan de que las hojas son la fábrica de alimento de la palmera. Una pérdida excesiva de las mismas provocará carencias innecesarias.

Como regla general no debemos sobrepasar la línea horizontal sobre el cogollo.

Tipos de poda a evitar

Como norma general, la poda a evitar es aquella que no sea el resultado de una planificación previa, en busca de unos objetivos concretos desde el punto de vista del árbol y de las personas con las que convive.

No obstante siempre que podamos elegir distintas opciones para conseguir un mismo objetivo, evitaremos:

Desmoches

Una poda muy drástica en la que se retira absolutamente toda la copa dejando sólo su tronco principal.

El árbol pierde por completo su estructura por lo que su valor estético y ornamental decrece.

Pierde toda capacidad de fotosíntesis con lo que le obligamos a recomponer su copa a base de reservas.

Genera un crecimiento descontrolado de brotes chupones que molestarán al paso de su entrono y convierte al árbol en peligrosos a medio plazo por el desarrollo de pudriciones.

Terciado

Retirar el tercio superior de la copa respetando el resto. Por ignorancia en muchos casos se retiran dos tercios de copa dejando al árbol indefenso con su esqueleto más básico.

Refaldados excesivos

Retirar las ramas inferiores de la copa para liberar espacio bajo ella y evitar interferencias.

Desplazamos todo el empuje del viento sobre la copa al extremo más desfavorable físicamente por lo que aumentamos el riesgo de rotura de ramas.

El árbol pierde la capacidad fotosintética en momentos que pueden resultar delicados si la poda es especialmente severa.

Aclareos excesivos:

Las ramas desarrollan su madera año a año según los esfuerzos que estén soportando.

Al aclarar la copa dejamos muchas ramas completamente expuestas a un viento para el que no están preparadas y las roturas se suceden en meses posteriores.

Trepamos arboricultura especialistas